‘Arte desde Andalucía para el siglo XXI’ Instrumentos de futuro

Arte desde Andalucía para el siglo XXI

Quienes se acerquen hasta esta obra esperando encontrar sólo un elenco de estrellas artísticas al uso, probablemente verán defraudadas sus expectativas. Aunque, sin saberlo, tal vez se lleven la sorpresa de toparse con una herramienta que no esperaban. Otros muchos se preguntarán para que sirven todos los esfuerzos y el tiempo empleados.

Al menos los planteamientos de los que ha partido la coordinación se fundamentan en la disciplina de la Historia del Arte, en las que esta tipología de actuaciones son harto frecuentes y necesarias a la hora de ofrecer fuentes de primer orden para el conocimiento de una etapa determinada de un momento creativo. De hecho, la publicación pretende quedar establecida como un instrumento de utilidad y referencia en próximas décadas, tal y como hoy, estudiosos, críticos, historiadores, comisarios, galeristas, agentes culturales, instituciones públicas o privadas, siguen utilizando estos manuales crítico-descriptivos para sus intereses profesionales, docentes o investigadores.

La visión del historiador del arte comparte con la del crítico una perspectiva que engarza dos tiempos históricos consecutivos: la diferencia estriba en la ubicación de estos espacios y la metodología empleada para abordarlos y desentrañarlos. Mientras unos investigan el pasado y constatan sus ecos en el presente, los otros escudriñan el presente para, tal vez, poder intuir un futuro que nunca termina por llegar. La misión de unos y otros siempre es la de dejar testimonio fehaciente de una realidad –ya pretérita o presente- a través de la investigación. Desde estas páginas hemos querido engarzar estas dos miradas en una sola; para ello hemos analizado una porción concreta de un momento delimitado de la actualidad -un hoy que siempre se debate en un pasado continuo- que debemos aspirar a que pronto se convierta en futuro posible.

 

El proyecto que hoy comenzamos –el presente catálogo sólo se debe mostrar como punta del iceberg de un proceso de investigación mayor y continuado en el tiempo- parte del convencimiento de que el conocimiento de lo propio es el mejor método para que nosotros y los demás lo valoremos en su justa medida. Es por ello por lo que esta obra se postula como una herramienta para el estudio presente y futuro del arte realizado en nuestra tierra. Un trabajo de gran interés para la documentación futura del arte andaluz y español en los principios de una década y de un siglo que, inexcusablemente, hunde sus raíces en un bagaje anterior que lo sustenta y determina.

La obra, por otro lado, no pretende dar respuestas a los múltiples interrogantes –algunos de ellos seculares, otros coyunturales- que plantea la realidad del arte andaluz contemporáneo pero si ofrecer datos que, sin duda, colaborarán a una toma de decisiones a la hora de concluir sobre estos aspectos. A la luz de sus currículos y los parangones que podemos tender entre la actividad de los artistas andaluces con las derivas actuales del arte último a nivel internacional, lo que emerge en un primer nivel de interpretación es la calidad de sus propuestas y el dinamismo de sus actividades, lo que resulta paradójico en cuanto a la falta de visibilidad y presencia que aún sufren en ciertos foros. Tal vez, en sus modestas posibilidades, esta labor de documentación ayude a paliar estas fracturas.

Aún articulándose a modo de diccionario, siguiendo una correlación alfabética en su ordenación, se ha tratado de superar la dimensión que ofrece un simple glosario. La idea de catalogación, necesariamente, hubo de ser cruzada con una selección pertinente en base a una serie de criterios fijos. Entre las premisas que basamentan el estudio hubo que marcar una delimitación espacio-temporal clara para que el proyecto no se tornara inabarcable. Finalmente se optó por abordar el espectro que conforman los artistas andaluces menores de cuarenta años. Si en las notas referentes a la edad quedan pocas explicaciones que dar –este marco puede ser tan arbitrario como cualquier otro pero más aséptico que categorías como “artistas emergentes” o, simplemente, “creadores jóvenes”, de las que hemos querido desmarcarnos- la consideración de andaluces si marcó alguna complejidad. Apoyados en las definiciones marcadas desde el Estatuto de Autonomía está consideración afectó a los nacidos en Andalucía y a aquellos que, no siendo naturales, se han asentado aquí de modo permanente y materializan su actividad creativa en nuestra tierra.

 

La selección definitiva –en el proceso se han valorado más de dos centenares de trayectorias, lo cual da cuenta de vigor que el medio ofrece- acoge a 140 artistas que encauzan su actividad desde todos las posturas y perfiles, desde todos los lenguajes, géneros y manifestaciones, evitando cualquier olvido y ajustando el esquema a cada necesidad dentro de un orden y premisas comunes.

 En cuanto a la edición, unas breves notas clarifican las directrices del proyecto. Los artículos monográficos han sido concebidos como micro-estudios críticos e integrales que repasan la obra, trayectoria, opciones estéticas y estilísticas, hitos creativos y expositivos así como los perfiles biográficos, académicos, profesionales, etc. de los artistas seleccionados, desde sus inicios hasta el momento de la edición. Con ello se ha pretendido que el presente estudio no pierda vigor ni vigencia con los años ya que, aunque cada uno de los creadores cambie de registros y horizontes en un futuro tal vez inmediato, siempre podremos remitirnos a estos primeros esbozos críticos para conocer los pasos y etapas consumidas hasta alcanzar una madurez creativa. Estas pautas de edición se manifiestan como una recomendación, siempre al correcto entendimiento y libertad de los críticos, historiadores del arte y expertos que han elaborado el presente trabajo. En la selección de los autores se ha contado con excelentes conocedores del arte contemporáneo, muchos de ellos jóvenes andaluces que se abren camino en el mundo de la crítica artística, y que comparten palestra con otros que ya cuentan con una trayectoria contrastada. En los emparejamientos se ha buscado ajustar perfiles y sintonías. Han primado las nociones de empatía, buscándose entre los expertos a aquellos que ya mantuvieran una relación con la trayectoria de los artistas. En otros casos, inevitablemente, se ha producido un fructífero descubrimiento mutuo que, con seguridad, derivará en futuras colaboraciones. Las monografías se sustentan sobre el principio de ‘igualdad asimétrica’ en el que, manteniendo igual formato, características técnicas y opciones de visibilidad para toda la serie, ha variado el espacio otorgado a cada artista en función de la amplitud de su trayectoria, de las etapas consumidas, de su consideración como artista en ciernes, incipiente o, por el contrario, respaldado por una vasta experiencia nacional e internacional. Ello daba respuesta, de igual modo, a las consideraciones al proyecto inicial que argumentaron algunos de los redactores de la presente publicación, necesitados de mayor tracto para explayarse en sus consideraciones y explicaciones. Desde estas líneas quisiera agradecer el esfuerzo de todos aquellos que han colaborado en todas y cada una de las etapas del proceso, desde la inseminación de la idea hasta el momento en que ésta ha visto la luz. También a todos aquellos que, por distintas y particulares motivos, no han podido colaborar o aparecer, con la esperanza de que en un horizonte no demasiado alejado podamos encontrarnos en otros proyectos.

Iván de la Torre Amerigui


ARTE DESDE ANDALUCIA PARA EL SIGLO XXI

coord. / TORRE AMERIGHI, IVÁN DE LA / GARCÉS HOYOS, CRISTINA

Editorial: CONSEJERIA CULTURA

Lugar y año de edición: Sevilla 2008

ISBN 84-8266-755-6

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *