CRÍTICA: ARTE / Exposiciones · Curro González.

La posición, 2010, de Curro González.

¿Recuerdan al buhonero de L’Atalante, hombre-orquesta que encandila con pañuelos baratos a la joven esposa del propietario de la barcaza? Entre esa figura y la del reportero Egon E. Kisch, el fotomontaje de Umbo, ha situado Curro González al artista. La escultura, bronce policromado, es un hombre-orquesta, cuyos ojos, suplementados por cámaras, atienden al entorno, al caballete y al ordenador portátil. Más que del arte público, el trabajo ironiza sobre el público.

La escultura lo recibe con una fanfarria de circo: el artista filma al espectador y transfiere su imagen a una pantalla cercana. Servicio completo para el turista: mira, es mirado y además inmortalizado. El resto de la muestra insiste sobre esos particulares. De un lado, las cuitas del artista actual -¿pintura o vídeo?, tentado por el espectáculo ¿lo aceptarán en semejante club?-, del otro, el público, que acuda o no en masa, permanece impasible y, como decía Duchamp, mira y de inmediato olvida. De ahí que la muestra se cierre con un gran lienzo, réplica de L’Atelier de Courbet (suplementado con un vídeo muy pictórico): el taller pierde la profundidad y las figuras que sintetizaban la sociedad, y solo retiene las imágenes generadas por el pintor, sus ideas, arañas insidiosas encaramadas en los muros, y una versión doméstica del salto de agua de Courbet, la ducha abierta que invadirá el estudio, metáfora de la pintura que generará nuevas obras.La muestra del Centro Andaluz de Arte Contemporáneo se completa insensiblemente con obras recientes de González expuestas en Málaga, Galería Alfredo Viñas. Fusionando ternura e ironía, los lienzos muestran la genealogía de nuestro modo de vida, partiendo de actitudes propias de los años setenta. La amalgama entre las comodidades del Estado de bienestar y la crítica radical, entre los afanes de poseer y consumir, y la sedicente lucidez de la omnipresente alienación, desemboca en este tiempo nuestro que usa el móvil con los de casa, se sorprende con la pobreza -tan lejana- de los inmigrantes y quizá ansíe la seguridad que promete la neobarbarie de rostro humano del Tea Party. González cuenta esto con una pintura particularmente fresca, muy eficaz para su cáustico discurso.
 
JUAN BOSCO DÍAZ-URMENETA
06/11/2010 
www.elpais.com
 

 
Curro González

Como un monumento al artista

Centro Andaluz de Arte Contemporáneo Avenida de Américo Vespuccio, 2. Sevilla Hasta el 6 de febrero de 2011

 

 
Tras la era de las casas de recreo

Galería Alfredo Viñas

José Denis Belgrano, 19-1º. Málaga

Hasta el 8 de noviembre

Related Post
Elbutrón, una isla en Sevilla

La mayoría de los artistas sevillanos han tenido que ir saliendo del centro de la ciudad en busca de estudios Read more

El Museo Picasso propone un debate sobre la pintura en los 80

El Museo Picasso de Málaga ha incluido dentro de su programa de primavera un debate sobre la pintura en los Read more

Arco, poco malagueño

La Feria Internacional de Arte Contemporáneo ARCOmadrid 2011 será la edición más pobre en presencia institucional, de galerías privadas y Read more

Constitución de la asociación Artistas Visuales de Andalucía .A.V.A.

La mañana del 18 de diciembre, una convocatoria abierta reunió en el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo a aproximadamente sesenta Read more

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *