El CAAC ofrece un recorrido por la estética del siglo XX a través de 112 fotografías de moda

Mar García Ranedo. Serie Objetos Con-signados, 2001

Las transformaciones que han experimentado los referentes estéticos a lo largo del siglo XX pueden seguirse a través de las 112 fotografías de moda que se exhiben desde ayer en el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo (CAAC) de Sevilla. La metamorfosis del modelo reúne instantáneas de Man Ray, Cecil Beaton, Irving Penn, Pierre y Gilles y Andy Warhol, entre una treintena de artistas, que proceden de fondos del Ministerio de Cultura francés. La sevillana Mar García Ranedo inauguró, también ayer en el CAAC y dentro del programa Zona Emergente dedicado a jóvenes artistas, una muestra que gira en torno al bolso como símbolo de la independencia de la mujer.

Una instantánea de 1920, titulada Madame D’Ora, inicia el recorrido por el siglo XX que propone la comisaria Agnès de Gouvion Saint-Cyr, conservadora de las colecciones fotográficas del Fondo Nacional de Arte Contemporáneo de Francia. La metamorfosis del modelo, que se ha mostrado antes en Corea y Rusia y en Sevilla podrá verse hasta el 27 de julio, se presenta como un "bucle" a los ojos del espectador. "En la décadas de los 20 y los 30 los que hacen fotografía de moda son artistas; algo a lo que se ha vuelto en los años noventa y, curiosamente, coinciden en la utilización de técnicas y propuestas formales. Es un círculo que se cierra", explicó ayer en La Cartuja, sede del CAAC, Agnès de Gouvion Saint-Cyr.

La Consejera de Cultura, Carmen Calvo presentó ayer las dos exposiciones relacionadas con la moda como parte de la apertura del centro a otros géneros. Por otra parte, Calvo se refirió a la futura Bienal Internacional de Arte Contemporáneo de Sevilla, un proyecto privado encabezado por Juana de Aizpuru que se celebrará en septiembre de 2004 en el CAAC. "Uno de nuestros grandes objetivos es hacer buenas colaboraciones entre lo público y lo privado", dijo Carmen Calvo en contestación a las declaraciones de Pepe Cobo, presidente de la Asociación de Galerías Andaluzas de Arte Contemporáneo, quien ha dicho que es "incompatible" el que un proyecto privado se celebre en un espacio público. "Se trata de una buena idea que parte de los ciudadanos y nosotros tenemos la obligación de apoyarla desde lo público. Eso es lo mismo que hacemos cuando subvencionamos la participación de las galerías andaluzas en la feria de Arco", recalcó la consejera.

La última imagen de la exposición La metamorfosis del modelo, una obra fechada en 2000 de Nancy Wilson Pajic, propone presentar la vestimenta sin modelo para reflejar "la angustia de una sociedad sin referencias", dice la comisaria. "En los años noventa en Francia, no sé si aquí ocurrió algo parecido, los fotógrafos estaban interesados en documentar la vida cotidiana, con personajes normales y, si podían ser feos, mucho mejor. Pienso que este periodo tan negativo es típico del final del un siglo y que ahora ha comenzado otro más esperanzador", comentó De Gouvion Saint-Cyr, autora de monografías de Doisneau, Izis y Cecavicius, entre otros.

Las fotografías de Man Ray, entre las que se encuentra su famosa imagen de 1924 Le violon d’ Ingres, ilustran el cambio que experimentó la sociedad después de la Primera Guerra Mundial cuando los hombres se fueron a la guerra y las mujeres tuvieron que sustituirles en sus trabajos. "El cambio de actividad obligó a cambiar de vestimenta y aparece la moda garçonne que propone una mujer de aspecto andrógino. El surrealismo llega también a la moda como puede verse en las obras de Man Ray", explica la comisaria. En los años treinta se vive una vuelta a la elegancia, la gente se identifica con los ídolos del cine como Marlene Dietrich o Greta Garbo; mientras que la Segunda Guerra Mundial se vive como un paréntesis en el que se apuesta más por los uniformes. "En los años 50, cuando Europa se reconstruye, la imagen de la fotografía de moda cambia y la modelo aparece fotografiada junto a monumentos, como testimonio de la permanencia del patrimonio", concluye.

Mar García Ranedo. Serie Objetos Con-signados, 2001

Dueñas o la reconstrucción del gigante es el título de la otra exposición que se inauguró ayer en el CAAC. La muestra, dentro del proyecto Zona Emergente que comisaría Margarita Aizpuru, forma parte de la apuesta del centro por el arte joven. La sevillana Mar García Ranedo ha elegido el bolso como eje de su discurso. "El bolso en mi obra adquiere el valor de portabilidad, de la mutabilidad y de la independencia económica. Es síntoma de riqueza y, cinematográficamente, es símbolo de secreto. También funciona alegóricamente como arma. Se puede golpear con él, y esta forma de defensa personal lo convierte en objeto único en el ajuar de la mujer", explica la artista que incluye en la muestra una atrevida y divertida instalación con diez bolsos-pelucas que cuelgan del techo.

 
 
MARGOT MOLINA – Sevilla – 30/05/2003
www.elpais.com 
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *