Francisco Peinado: «En casa, con mis obras y mi ventilador»

Francisco Peinado ( Málaga, 1941). Foto: Diario Sur/F. G.

Pintor malagueño, 1941 / Tiene tres hijos / Premio Nacional de Grabado 1994 / Sus cuadros forman parte de la colección del Reina Sofía, la Biblioteca Nacional o del Atenemin Tadie Museo de Helsink.

El verano es una época en la que se pisa poco la casa entre viajes, comidas y visitas. Aún así, el pintor Francisco Peinado no sigue la tónica general. «Estos días me gusta estar en mi casa, en mi estudio, con mis cuadros y mi ventilador», comenta el artista malagueño. Y es que para este creador, el verano es la mejor época para estar en casa, «relajado, no pasando calor y creando mis obras».

Así, Peinado no es muy aficionado a la playa pese a tenerla a unos kilómetros. «Sólo voy cuando me invitan los amigos, porque no me gusta mucho», comenta el artista. Sin embargo, confiesa que cuando era joven sí solía visitar con asiduidad la zona costera y sus chiringuitos, «pero ahora, con la edad, prefiero mi hogar», recalca el pintor, cuyas obras cuelgan en las paredes de museos como el Reina Sofía o el Atenemin Tadie de Helsinki.

Sin multitudes

Las terrazas tampoco son su primera opción como lugar de encuentro para estos días. «Me agobian mucho, hay demasiada gente», enfatiza el pintor. No en vano, a Peinado no le gustan nada las aglomeraciones y multitudes del verano. «Prefiero la tranquilidad de mi casa, que es donde realmente estoy mejor y donde quiero pasar todo el verano», asegura el artista malagueño.

Por ello, su compañera ideal para la temporada estival es la soledad. «Con ella puedo crear mi obra; con una persona sería imposible pintar», puntualiza Peinado, un artista muy prolífico. Y aunque prefiere estar solo, siempre hace un hueco para sus tres hijos.

Así, la montaña y la naturaleza tampoco entran dentro de su plan de verano ideal. «No me gusta el campo en este tiempo, ya que hace demasiada calor», señala el creador malagueño, Premio Artes Plásticas de Andalucía en 1992 y Premio de Dibujo de la Fundación Mosa Pijade de Belgrado, entre otros reconocimientos.

Aún así, Peinado reconoce que lo único que echa en falta en la soledad de su hogar estos días de calor son los museos y centros de arte. «Me encanta visitar todo tipo de exposiciones», detalla el pintor, quien se confiesa un entusiasta de pinacotecas como el Reina Sofía o el Museo del Prado.

 
13.08.07 –
ANA MARÍA MARÍN / www.diariosur.es

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *