Miki Leal. The End. BENVENISTE CONTEMPORARY

El guardian entre el centeno (La caza), 2009. Xilografía, 80 x 122 cm.

La Galería BENVENISTE CONTEMPORARY presenta  la exposición individual de Miki Leal bajo el título The End. Una serie de motipos, Fhoto gravure y xilografías fechados por la artísta sevillano en el 2008 y 2009. La inauguración tendrá lugar el Viernes, 6 de Febrero de 2009 a partir de las 20 h.

El Fin

“¿Quiere decir que el diálogo dice una cosa y la imagen otra?
Éste es un punto fundamental de la puesta en escena.
Me parece que las cosas ocurren a menudo así en la vida.”

Alfred Hitchcok

Serie The End, 2009. Fhoto gravure a partir de fotolito directo. 12 estampas. 41 x 58 cm c/u.

Cine, Jazz, fotografía o literatura, al final, todo lo que pasa por Miki Leal, queda transformado en lenguaje pictórico. Cuando le preguntan, a Miki Leal le gusta decir (medio en broma, medio en serio) que en su obra se limita a hablar de sí mismo. Y el caso es que, aunque dice la verdad, está mintiendo, porque el mundo que mira no es el mundo que vemos, sino el que absorbe, retiene y modifica a su antojo con la libertad egoísta e inevitable del creador. Por eso las imágenes robadas de fotogramas de películas, fotografías, carteles o portadas de discos se parecen tanto a aquellas otras que salen directamente de sus ojos, su cabeza o sus sueños o de ese lugar misterioso y secreto donde quiera que se fabriquen las imágenes que no existían hasta que él les da forma.

La obras de los buenos artistas desafían el tiempo y “continúan viviendo como los relojes de pulsera de los soldados muertos”, decía Cocteau, pues Miki Leal es un ladrón de relojes; en realidad todos los artistas lo son; novelistas que violan historias ajenas o la propia la Historia del hombre para “hacer de ella hermosas criaturas” y pintores que se alimentan de imágenes (en este caso de cine) para hablar de sus propios sueños; todo es posible y legitimo. Esa es, tal vez, una de las razones por las que los fotogramas elegidos por Miki Leal para esta exposición son precisamente aquellos que ya no cuentan nada; aquellos que son pura imagen y nada más, los The End de cada historia. El final; la imagen que por unos cuantos segundos es cuadro inmóvil en la pantalla. No hay una intención narrativa en ellos, nisiquiera en su conjunto. El autor no nos desafía al juego de adivinar de qué película se trata (eso a él, como a Rett Butler, estoy completamente segura, “francamente, le importa un bledo”), sino a algo mucho más atrevido: nos desafía a mirar la imagen por delante y por detrás de ella misma. Miki Leal se ha convertido en el director de sus propias películas y al mostrarnos sólo el final nos obliga a preguntarnos qué pasaría allí antes. Y esa es la clave de esta exposición como lo es de toda su obra: las imágenes abiertas y profundas que se extienden más allá de la propia imagen representada.Para ello se vale de una técnica muy sugerente, muy pictórica (a pesar de no ser pintura lo que ahora se expone), muy suya; a base de veladuras, trazos aparentemente inacabados, focos artificiales de luz, sombras y claroscuros…. sobre los que se impone siempre como una premonición The End.

El guardian entre el centeno (Castillo), 2009. Xilografía, 80 x 120 cm.

Realmente, si nos fijamos bien, estas imágenes no son más que otra manera de crear esos “paisajes encubiertos” típicamente mikitologianos, lo que pasa es que ahora la alambrada, el muro roto, han sido simplemente sustituidos por El Fin. Ni siquiera tenemos aquí esos títulos misteriosos, largos, sugerentes e imprevisibles habituales en la obra de Miki Leal, por el contrario, el autor se ha limitado a “nombrar” las imágenes en vez de “titularlas”: “Fine”, “Azul”, “Fachada”…., nada más. Porque no hace falta decir nada de ellas, sólo mirarlas y descubrir que verdaderamente el autor no quiere contar nada nuevo sobre cine, ni elaborar nuevas historias; ni siquiera hablar de sí mismo o alardear del dominio de una técnica relativamente nueva para él. Lo que esta exposición muestra es sencilla y magníficamente a un pintor hablando en otra lengua del lenguaje de la pintura.

El Principio

“Yo estoy de pie, al borde de un precipicio de locos.
Y lo que tengo que hacer es agarrar a todo el que se acerque al
precipicio (…)”.

J.D. Salinger

Bandada II, 2009. Monotipo. 49 x 51'5 cm

Y como ese lenguaje está al servicio del artista, pues él lo utiliza a veces para pensar en voz alta y otras para entablar un diálogo entre él mismo y la pintura; entonces la conversación se vuelve un tanto misteriosa y a nosotros los espectadores nos dejan como al margen, perplejos ante las imágenes y sin llegar a ningún acuerdo. Por eso podríamos decir que las dos piezas de gran formato que protagonizan esta exposición son como dos agujeros de color gritando en medio de los silenciosos The Ends; podríamos decir que estos dos cuadros representan el principio y el final del sueño de un artista: el castillo de naipes y el cadáver devorado por los perros; podríamos decir que Miki Leal ha querido rendir homenaje al héroe contemporáneo encarnado en el guardián Holden, homenajeando de paso a toda esa generación de jóvenes desencantados y confusos a la que pertenecemos… . O tal vez podríamos decir que el final no llega con los finales; que todo esto no es más que El Principio de ese diálogo del que hablábamos antes entre el artista y la pintura y que ambos aún tienen muchas cosas que decirse. Hasta que los perros lo devoren o su castillo de naipes termine derrumbándose.

María José Solano Franco (Sevilla, 1975)

historiadora y crítica de arte, compagina su trabajo como free lance del arte

con los estudios sobre la relación entre pintura y literatura, eje central de su tesis doctoral.

The End, exposición individual de Miki Leal

BENVENISTE CONTEMPORARY
C/ Fernanflor, 6 – Bajo C. Madrid
www.benveniste.com
bcpp@benveniste.com

Inauguración: Viernes, 6 de Febrero de 2009 a partir de las 20 h.

Fechas de exposición: Del 6 de Febrero al 16 de Mayo de 2009

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *