Sala de eStar cede el testigo

Sala de Estar

El espacio independiente por el que han pasado todos los jóvenes artistas de Sevilla cierra tras seis años.

Muchos galeristas se jactan de haber descubierto el talento de jóvenes artistas y de haber sido los primeros en apostar por ellos, pero para los interesados la realidad es otra. "Los galeristas siempre fardan de que te sacaron de la nada, pero es mentira. Nadie te acepta sin un currículo, sí tu trabajo no está avalado por algún premio", afirma María José Gallardo, una de las fundadoras de Sala de eStar, el espacio privado y alternativo que ha estado abierto en Sevilla a "chavales con currículo cero" desde noviembre de 2001 y que cierra sus puertas a finales de este mes.

"Ahora son los que vienen detrás los que tienen que coger el testigo, los que salen frescos de la facultad y con ganas de hacer cosas", añade María José Gallardo, de 28 años.

Sala de Estar Sala de Estar Sala de Estar Sala de Estar

El proyecto, que surgió en Sevilla como continuación de otro con la misma filosofía pero mucho más breve: Richard Chanin Foundation, nació como un espacio independiente para la creación contemporánea y ha realizado una media de diez exposiciones anuales en sus seis años de vida. "Una de nuestras máximas ha sido siempre no utilizar Sala de eStar como negocio, así que por eso nunca nos preocupamos demasiado en buscar subvenciones, siempre lo hemos hecho a última hora y mal. Lo poco que hemos tenido ha sido porque nos han insistido", explica la artista, la única del grupo que además de usarlo como estudio ha vivido todo este tiempo en el piso de calle Trajano (44-1º B).

La historia comenzó cuando ocho jóvenes recién salidos de la Facultad de Bellas Artes de Sevilla decieron alquilar un piso juntos para utilizarlo de estudio y además organizar exposiciones. Durante todos estos años ha tenido pequeñas ayudas a proyectos concretos de Caja San Fernando y de la Consejería de Cultura. Sala de eStar son ahora, además de María José Gallardo, Ramón David Morales, José Galiano, Alexis Amador y Rodrigo Vargas. Los cinco tienen menos de 30 años.

"Todo el que trabaja en Sevilla ha pasado por aquí, aunque sea en alguna colectiva, incluso la gente de otras generaciones que nosotros admirábamos en la facultad. Para nosotros ha sido fascinante que artista como Rogelio López Cuenca, Curro González, Fede Guzmán, Rafael Agredano o Nuria Carrasco hayan querido estar aquí porque son gente con una trayectoria muy sólida", añade María José, creadora de un lenguaje propia absolutamente barroco con el que en 2005 obtuvo el prestigioso Premio Focus de Pintura.

Después de haber albergado performances, sesiones de dj's, video artistas, poesía y hasta un karaoke que montó la Richard Chanin, Sala de eStar cerrará sus puertas al público el 31 de marzo. La última exposición es Transatlántica 9669, un proyecto del artista Antonio D. Resurrección que incluye a ocho artistas andaluces y otros tantos argentinos.

La muestra, que después viajará a la Galería 713 de Buenos Aires, ha seleccionado a los artistas de uno y otro lado del Atlántico por pares. "Se han creado parejas por semejanza entre las obras, ya sea conceptual o formalmente", explica Laura Bernal, quien a pesar de ser bonaerense, 27 años, está en el lado español puesto que vive en Sevilla desde hace un lustro. "Mi trabajo aparece junto al de Paulina Silva-Hauyon porque ambas tratamos el tema de los peligrosos engaños de la memoria", dice la artista. En la muesta está también un miembro de Sala de eStar, Ramón David Morales con un óleo en el que reinterpreta la famosa casa de la cascada de Frank Lloyd Wright; junto a obras de Miki Leal, José Miguel Pereñíguez o el mismo Antonio D. Resurrección.

EL PAIS. MARGOT MOLINA – Sevilla – 19/03/2007

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *