El MNAC reúne una selección de la mejor pintura europea del Metropolitan

No image

Hay exposiciones que son como una enciclopedia en vivo. Con obras de El Greco, Poussin, Reynolds, Manet y otros grandes nombres, el Metropolitan de Nueva York ha organizado un resumen de la historia de la pintura europea para deleitar al público del Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC). Katherine Baetjar, conservadora del Departamento de Pintura Moderna del Metropolitan, ha sido la comisaria de una exposición que es una contrapartida por la contribución y ayuda del MNAC en la organización de otra exposición, «Barcelona and Modernity», actualmente en Cleveland y que en marzo estará en el museo del Central Park de Nueva York.

La muestra, que reúne una selección de 42 de las 2.500 obras de pintura europea que atesora el Metropolitan, refleja también la historia de este museo. La mayor parte de las obras expuestas son donaciones de coleccionistas privados norteamericanos como Catherine Lorillard Wolfe, Collis P. Huntington o los Havemayor.La muestra arranca con una obra de El Greco, «La adoración de los pastores», y termina con «Naturaleza muerta con jarrón, taza y manzanas», de Cézanne. La exposición incluye referentes franceses, ingleses, flamencos… Goya está presente con el retrato «Pepito Costa y Bonells», de hacia 1813. Hay pintura barroca, del clasicismo francés, «vedutte» venecianas de Francesco Guardi… También hay pintores rococó, como Boucher y Fragonard. La pintura inglesa está representada por Reynolds, con un retrato de la «Honorable Mrs. Lewis Thomas Watson», o Gainsborough. Del XIX, Pissarro, Degas, Manet, Gauguin, Courbet, Renoir, Millet y Van Gogh, entre otros.

Entre las obras expuestas hay importantes tesoros. Una de las piezas estrella de la muestra es «Guitarrista español», de Manet, de 1860. La pintura refleja el interés de la época por los temas españoles. Pero, además, Manet ya en esta obra emula la pintura de Velázquez, años antes de su visita al Prado. Merc_ Doñate, conservadora de arte moderno del MNAC, recuerda que ésta fue la obra que recibió una mención en el Salón de 1861. Pero además fue la pintura que aglutinó a un grupo de seguidores de Manet, entre los que se encontraba Fantin-Latour.

ALEIX MATARÓ. BARCELONA.
1-12-2006 08:41:55

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *